Utilización de cookies

Para configurar esta página web de manera óptima y poder mejorar continuamente, Daimler utiliza cookies. Si continúa usando la página web, consiente la utilización de cookies.

Encontrará más información en las indicaciones sobre cookies.
Ventajas de BRT
Bus Rapid Transit (BRT)

Ventajas de BRT

Desde el año 2008, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades. La ONU espera que esa proporción crezca hasta aprox. el 70% en 2050, con una población mundial también creciente. La necesidad de movilidad de las personas está creciendo, también en las regiones metropolitanas emergentes. Ya no es posible hacer frente a este reto con el transporte individual. Una forma de escapar al colapso del tráfico es el BRT.

Carriles propios, prioridad en cruces y permanencia breve en las paradas permiten acortar la duración de los desplazamientos.

Los costes de infraestructura para sistemas BRT son menores que los correspondientes a medios de transporte equiparables sobre carriles, que requieren con frecuencia costosas obras como túneles o tendidos elevados. Además, los sistemas BRT se benefician de menores costes de explotación, sobre todo si existen ya estructuras y mano de obra experimentada para el mantenimiento de sistemas convencionales de autobuses.

Los sistemas BRT requieren una planificación detallada para encontrar la solución ideal a partir de las condiciones marco locales. La experiencia recogida en proyectos en todo el mundo muestra que la planificación y realización de sistemas BRT requiere mucho menos tiempo que los pasos correspondientes para sistemas de transporte equiparables sobre carriles.

Los sistemas de transporte basados en autobuses se benefician de su gran flexibilidad con relación a la infraestructura y la operación. La flexibilidad del autobús como medio de transporte permite configurar estrategias de operación en las que los vehículos alternan entre los carriles de la estructura específica BRT y el tráfico compartido ordinario. Solamente se requiere una infraestructura propia ahí donde esta solución genera ventajas. No es necesario que cubra siempre el recorrido completo de la línea.

Junto a la reducción de las emisiones locales que conllevan los sistemas BRT, a la hora de evaluar la compatibilidad medioambiental de un medio de transporte es preciso considerar también las emisiones globales. Los carriles separados y la prioridad de los vehículos en los cruces permiten un estilo de conducción más homogéneo, con menos paradas y, por lo tanto, un consumo menor de combustible. Gracias al alto grado de ocupación de los autobuses BRT, las emisiones de CO₂ por kilómetro son especialmente bajas. La atractiva oferta de los sistemas BRT como complemento a la movilidad urbana fomenta un cambio de conducta de los usuarios, con mayor uso del transporte público. En los sistemas BRT se utilizan vehículos ecológicos, conformes con las normativas más recientes de gases de escape. En los mercados emergentes, los sistemas BRT asumen con frecuencia un papel de pionero en relación con las tecnologías ecológicas de propulsión y las nuevas normativas de gases de escape.

Un sistema BRT con éxito consta de componentes individuales, bien planificados y armonizados entre sí. Un enfoque cabal de planificación, teniendo en cuenta todos los aspectos relevantes, es imprescindible para que el sistema BRT pueda hacer valer todas sus ventajas.