En caso de peligro
Intouro

En caso de peligro

Cuando se produce un peligro, el conductor no solo debe responder de forma rápida, sino también con precisión. Los sensores del ESP®* detectan con antelación situaciones críticas de conducción, como sobreviraje o subviraje, movimientos críticos de la dirección, así como frenadas de pánico y de emergencia. El control de la presión de los neumáticos* le proporciona seguridad adicional.

En caso de peligro inminente, una respuesta correcta del conductor es tan importante como el equipamiento técnico del vehículo. Los cursillos de conducción de seguridad OMNIplus constituyen la base ideal para ello. Estos se centran, entre otras cuestiones, en los conocimientos prácticos sobre el comportamiento del vehículo en situaciones límite.

Desde noviembre de 2015, la seguridad en autocares y autobuses suburbanos se centra en el sistema de frenado de emergencia establecido por la UE denominado Advanced Emergency Braking System, AEBS.

El sistema de frenado de emergencia AEBS utiliza un sistema de radar para detectar tanto los vehículos precedentes como los que están parados, y determina continuamente la diferencia de velocidad respecto a su propio vehículo. Si es inevitable que se produzca una colisión en caso de no variar la actividad de conducción, se avisa primero al conductor y el vehículo induce automáticamente un frenado parcial. Si el conductor no reacciona y existe un riesgo inmediato de colisión, el vehículo inicia automáticamente un frenado a fondo. Esto puede mitigar drásticamente las consecuencias de una colisión.

El detector de carril (SPA) utiliza un sistema de cámaras detrás del parabrisas para detectar cuando el vehículo está a punto de salirse de la carretera. El SPA controla continuamente la distancia del autobús respecto a las líneas de señalización de carril de la calzada. En cuanto el vehículo atraviesa las líneas de señalización, el conductor es avisado mediante una pulsación en el lado correspondiente del asiento. El SPA se activa a partir de una velocidad de 70 km/h y se apaga al accionar el intermitente, por ejemplo, para iniciar un cambio de carril deliberado.

El programa electrónico de estabilidad (ESP®) es un sistema activo que aumenta la seguridad y estabilidad de marcha. Contribuye notablemente a reducir el peligro de derrape en tramos de curvas o maniobras de esquiva. En situaciones dinámicas críticas, las fuerzas de frenado de cada una de las ruedas se regulan de forma selectiva; por ejemplo, cuando el autocar se mueve en el margen crítico de la conducción en tramos de curvas. Simultáneamente, se reduce la potencia del motor. De este modo, se evita el posible «derrape» del autobús mediante un frenado dosificado con precisión dentro de las posibilidades físicas.

El ESP® controla, entre otras cosas, la aceleración transversal de los autobuses. Si el autobús alcanza un estado crítico de conducción en curvas largas, como salidas de autopistas, o cambia de carril rápidamente, la velocidad del vehículo se reduce automáticamente hasta que se restablece la estabilidad de marcha. El ESP® es comparable al sistema utilizado en los turismos, pero ofrece funciones adaptadas y ampliadas para su uso en autobuses.

* Equipamiento opcional