Térmica inteligente
eCitaro

Térmica inteligente

La inteligencia se une a la innovación.
Icon

La temperatura no solo se puede pronosticar, sino también gestionar.

Debido a su gran espacio interior, las enormes superficies de las ventanillas y la apertura frecuente de las puertas, la climatización de un autobús urbano consume gran cantidad de energía. Por su alto grado de eficiencia, los motores eléctricos no desprenden calor reutilizable durante el funcionamiento, y esto hace que el consumo total de energía de un autobús 100 % eléctrico prácticamente se duplique, especialmente durante las estaciones de calor. Este elevado consumo de energía adicional afecta directamente a la autonomía del vehículo. La sofisticada e inteligente gestión térmica del eCitaro minimiza el consumo de energía y garantiza la máxima autonomía.

Durante la propia carga en el depósito, es posible preacondicionar el espacio interior a la temperatura deseada. La climatización del compartimento de pasajeros se realiza mediante un climatizador de techo de serie dotado de una bomba de calor de bajo consumo.

Para ahorrar energía, el compartimento de pasajeros del eCitaro se calienta mediante una bomba de calor de CO₂ optimizada que ahora se conecta al circuito de agua. Con este diseño, se reduce el consumo de energía de los calentadores de pared lateral eléctricos con ventilador, a la vez que se aumenta la autonomía durante el invierno. El también conocido módulo delantero dispone de un doble intercambiador de calor. Opcionalmente, puede usarse una calefacción auxiliar de combustible. Un aspecto especialmente innovador es el atemperamiento automatizado del espacio interior en función de la temperatura exterior, disponible en las líneas Eco y Confort y que permite aumentar la eficiencia en hasta un 40 por ciento.

Los valores de la climatización del compartimento de pasajeros se rige por las disposiciones de la VDA. El nivel de confort térmico dentro del vehículo ante temperaturas externas extremas, tanto de calor como de frío, se adapta según los valores marcados por la VDA. Gracias a la gestión térmica optimizada en estos casos en lugar de una temperatura interior predefinida, entra en funcionamiento una temperatura alternativa algo más elevada o reducida, a fin de compensar esa diferencia. La gestión térmica está optimizada hasta en el más mínimo detalle.

Por ejemplo, todos los elementos emisores de calor están interconectados para optimizar el consumo energético de la refrigeración. La potencia de la calefacción y el climatizador varía incluso en función del número de pasajeros a bordo, lo que se determina mediante los sensores de carga por eje.

Dado que, por lo general, los pasajeros de un autobús urbano permanecen en él un tiempo breve, esta leve concesión en el confort se suele aceptar sin mayor problema en favor del consumo de energía y la autonomía. Por su parte, el conductor pasa todo su tiempo de trabajo en el autobús urbano y sus necesidades son mayores, dado que es necesario garantizar la máxima seguridad de condiciones. Este es el motivo de que la climatización del puesto del conductor se regule por separado y con parámetros propios.

En total, la demanda de energía para calefacción, ventilación y climatización del eCitaro es un 40 por ciento menor que en el actual Citaro con motor de combustión.

Calefacción eficiente

Refrigeración de grupos auxiliares

Climatización

Atemperamiento de las baterías