En caso de peligro
Tourismo

En caso de peligro

Antes de que ocurra un accidente, transcurren unos valiosos segundos en los que se puede evitar el peligro. En el Tourismo, los sensores ESP® y BAS detectan con antelación situaciones críticas de conducción, como sobreviraje o subviraje, movimientos críticos de la dirección, y frenadas de pánico o emergencia. 

La estabilidad direccional del chasis y la dirección silenciosa también ofrecen una mayor seguridad de conducción. Esto es posible gracias a la suspensión independiente del eje delantero. 

Independientemente del funcionamiento del Tempomat con regulacion de distancia (ART), el Active Brake Assist 4 (ABA 4) advierte al conductor en caso de colision con un obstaculo y frena el autocar de forma autonoma en caso necesario. Para ello, el sistema controlado por radar controla constantemente una zona de hasta 250 metros delante del autocar.

El ABA 4 es el primer sistema del mundo que reacciona tambien a los peatones. Ademas de los vehiculos y obstaculos inmoviles (por ejemplo, la cola de un atasco), el sistema detecta a los peatones hasta una distancia maxima de 80 metros. Si, por ejemplo, la distancia hasta un peaton disminuye peligrosamente, el sistema alerta al conductor en primer lugar mediante avisos de alarma visuales y acusticos, iniciando al mismo tiempo una frenada parcial hasta detener el vehiculo si el conductor no reacciona. Esta frenada parcial ofrece al conductor la posibilidad de evitar la colision mediante una frenada a fondo o una maniobra de evitacion. Ademas, es posible alertar al peaton del peligro a tiempo mediante la bocina.

El programa electrónico de estabilidad (ESP®) es un sistema activo que aumenta la seguridad y estabilidad de marcha. Contribuye notablemente a reducir el peligro de derrape en tramos de curvas o maniobras de esquiva. En situaciones dinámicas críticas, las fuerzas de frenado de cada una de las ruedas se regulan de forma selectiva; por ejemplo, cuando el autocar se mueve en el margen crítico de la conducción en tramos de curvas. Simultáneamente, se reduce la potencia del motor. De este modo, se evita el posible «derrape» del autocar mediante un frenado dosificado con precisión dentro de las posibilidades físicas. 

El ESP® controla, entre otras cosas, la aceleración transversal de los autobuses. Si el autobús alcanza un estado crítico de conducción en curvas largas, como salidas de autopistas, o cambia de carril rápidamente, la velocidad del vehículo se reduce automáticamente hasta que se restablece la estabilidad de marcha. El ESP® es comparable al sistema utilizado en los turismos, pero ofrece funciones adaptadas y ampliadas para su uso en autobuses. 

* Equipamiento opcional